Seleccionar página

Cuanto más intento pensar en el problema, más lejos estoy de la solución.

 

Como decía una canción: “me como la olla y la rebaño bien”…y así cada día. ¿No nos cansamos de darle vueltas a las cosas? ¿por qué no somos capaces de parar esto cuando sabemos que no nos funciona?

 

A “esto” lo llamamos rumiaciones, o pensamientos intrusivos, y es realmente difícil desprenderse de ellos. Llevan tanto tiempo con nosotros que darnos cuenta de que están ahí es del nivel del agente 007, Bond, James Bond. Aunque no siempre son malos. El pensamiento repetitivo es normal y también es útil para resolver problemas, recordar eventos del pasado, etc.

Como vemos, existen consecuencias tanto positivas como negativas de la rumiación: 

                   +                                                                                                 –

Superar un evento traumático                                                              Depresión

Planificación anticipatoria                                                                     Ansiedad

Adaptación                                                                                               Problemas de salud físicos

Recuperarse de estados depresivos

Adoptar conductas de promoción de la salud.                                                          

 

 

Entonces, ¿qué podemos hacer con ellos? La diferencia entre la utilidad o no de las rumiaciones estriba en nuestra forma de pensar (o estilo de procesamiento de la información). Pensar sobre el POR QUÉ de lo que nos ha pasado es una forma de pensamiento abstracto, errático ya que no tenemos las respuestas, son solo elucubraciones. Sin embargo, pensar en CÓMO nos ha pasado, concreta los pensamientos y nos lleva a una respuesta.

 

Estos pensamientos negativos son el “cuore” de trastornos como la depresión y ansiedad, por lo que pararse para escuchar qué nos decimos constantemente es crucial para salir de la espiral en la que nos encontramos.

 

Recuerda que TODOS tenemos pensamientos repetitivos y la clave está en saber si nos son útiles o no.

 

Share This